sábado, 2 de noviembre de 2013

COLLECTOR

Como todos los Primigenios del universo, el origen del Coleccionista se remonta a muchos millones de años atrás. Se sabe que es uno de los últimos supervivientes de una de las primeras razas sentientes en aparecer tras el Big Bang que dio lugar a la formación del Universo tal y como lo conocemos ahora. Virtualmente inmortal, el Coleccionista permaneció durante el primer milenio de su existencia junto a su esposa Matani y a su hija Carina, en el mundo que habían elegido para instalar su hogar. Cuando Carina creció y alcanzó la suficiente madurez, marchó del planeta donde vivían para vivir su propia vida, poco después Matani moriría. Esto sumió al Coleccionista en un periodo de confusión, ya que creía que Matani era inmortal, al igual que él y que si ella había muerto, él también podría hacerlo. Después de largo tiempo meditando, el Coleccionista comprendió que un importante factor para que los Primigenios sobrevivieran, eran las ganas de vivir, tener un motivo para ello y su esposa no lo tenía, su larga vida había acabado por quitarle esas ganas. Decidido a no sucumbir al mismo mal que su esposa, el Coleccionista meditó a que podía dedicar su vida para darle un significado. Fue entonces cuando el Coleccionista tuvo una visión, en la que vio como un ser con un increíble poder destruía toda la vida en el Universo. Para evitar que esto sucediera, el Coleccionista decidió dedicar su vida a coleccionar seres vivientes y artefactos de todo el Universo conocido, para que se conservaran después de la destrucción del Universo. Así, si su visión se cumplía, el podría repoblar el Universo y dotarle del conocimiento y de la cultura que tuvo en el pasado. El Coleccionista construyó una nave enorme donde poder colocar el fruto de su trabajo y a continuación se dedicó a viajar por todo el espacio, deteniéndose en cada planeta habitado, recogiendo y coleccionando la forma de vida más representativa. En pocos años, la nave del Coleccionista estaba llena, y hubo de detener su viaje para ampliar la capacidad de su nave para su colección. Finalmente, con la ayuda de sus robots gigantes, obtenidos en el planeta Cron, el Coleccionista convirtió algunos de estos mundos deshabitados en museos gigantes, el Coleccionista llegó a tener hasta diez de esos planetas-museo con especímenes y artefactos de cientos de miles de planetas. A lo largo de millones de años, la pasión del Coleccionista por "coleccionar", se volvió más y más obsesiva, llegando a perder de vista la razón original por la que empezó a coleccionar. El primer contacto del Coleccionista con los supereseres de la Tierra tuvo lugar cuando ordenó a uno de sus aliados ocasionales, el Escarabajo, capturar a uno de los Vengadores, la Avispa. El Coleccionista pretendía adquirir a los Vengadores ya que serían el colofón para su colección. Para ello, se sirvió de la Avispa para atraer al resto de los Vengadores con la intención de capturarlos. Sin embargo, gracias a la intervención de Goliat, el Coleccionista fue derrotado y hubo de huir junto al Escarabajo. A este intento de capturar a los Vengadores, le siguieron varios otros, uno de ellos tuvo lugar en Rutland, Vermont, donde disfrazado, engañó a los Vengadores, logrando capturar al Capitán América, Thor y la Pantera Negra , sin embargo, los restantes Vengadores lograron descubrir al Coleccionista y liberar a los capturados. Además de los Vengadores, el Coleccionista se ha enfrentado a otros héroes terrestres, como Namor y Spiderman, cuando pretendía capturar para su colección a Marrina, como espécimen único de híbrido entre humano y Plodex. Sin embargo, la intervención de Alpha Flight lo evitó. Finalmente, el Coleccionista creyó que la amenaza que había presentido, se hacía real con la aparición del titán Thanos, cuyo objetivo era acabar con todo lo vivo. El Coleccionista se mantuvo a la expectativa, sin decidirse a intervenir y vio como Thanos era derrotado gracias a la intervención de los héroes terrestres. La aparición de Thanos hizo ver al Coleccionista que si la amenaza que él había visto, cumplía su amenaza, ya no podría seguir con su obsesión de coleccionar, así que cuando una segunda amenaza amenazó toda la vida, en la figura del humano llamado Korvac, que había obtenido un poder inconmensurable, el Coleccionista decidió intervenir para poner fin a esa amenaza. Así, se puso en contacto con su hija Carina, y la envió junto a Korvac, para descubrir si tenía alguna debilidad. Sin embargo, Carina se enamoró de Korvac, y no pudo cumplir su misión, revelándole a Korvac la existencia de su padre. Al mismo tiempo, y por si sus planes fracasaban, volvió a su plan original de secuestrar a los Vengadores para salvarlos de la posible destrucción. Así, usando sus máquinas para secuestrarlos, el Coleccionista logró secuestrar a todos los Vengadores actuales y pasados, excepto a cuatro de ellos, Thor, Ojo de Halcón, Iron Man y la Avispa, los cuales localizaron su nave en el espacio y viajaron hasta ella para liberar a sus compañeros.
Tras dura lucha en el espacio, los Vengadores fueron derrotados a excepción de Ojo de Halcón que logró derrotar al Coleccionista y liberar a sus compañeros. Sin embargo, cuando el Coleccionista iba a hablarles de la amenaza de Korvac, éste lo mató con un rayo de energía. Poco después, el compañero del Coleccionista, el Gran Maestro, retó a la Muerte a un juego, en que estaría en juego la vida del Coleccionista. El juego lo ganó el Gran Maestro, y logró que el Coleccionista resucitara, al parecer al coste de su propia vida. El Coleccionista retomó su tarea de coleccionar, hasta que el Gran Maestro se puso en contacto con él desde el Reino de la Muerte y le expuso su plan de robarle los poderes a la Muerte. Así, el Coleccionista tomó parte en el engaño a Vengadores y Nuevos Vengadores, que llevó a éstos al Reino de la Muerte, y que tenía como objetivo acabar con el Universo con un nuevo Big Bang, tras el cual los Primigenios serían los amos de ese nuevo Universo. Sin embargo los dos grupos de Vengadores derrotaron al Gran Maestro y el plan fracasó. Más tarde, junto a sus compañeros Primigenios, planeó la destrucción de Galactus, el único ser que era más viejo que ellos mismos. Para ello planeaban usar unos artefactos de poder con el que mermarían la energía de Galactus hasta matarlo. Antes tenían que acabar con sus heraldos, lo que llevó a un enfrentamiento contra Estela Plateada. Durante gran parte del enfrentamiento contra Galactus, parecía que los Primigenios iban a triunfar, pero gracias a la intervención de sus Heraldos, finalmente los Primigenios fueron derrotados, tres de ellos aparentemente eliminados, y el resto fueron engullidos por el Devorador de Mundos, entre ellos el Coleccionista. Debido al acuerdo al que años antes había llegado el Gran Maestro con la Muerte, mediante el cual ningún Primigenio podía morir, los Primigenios permanecieron con vida en el interior de Galactus, esperando la oportunidad de liberarse. Esta oportunidad les llegó con el ataque del Intermediador contra Galactus, que coincidió con un ataque de los Primigenios desde el interior que obligó a Galactus a expulsarlos. Los Primigenios usaron sus gemas del Infinito para eludir al castigo de Galactus. Precisamente por causa de estas gemas, las cuales ambicionaba Thanos, se abrió un enfrentamiento entre el titán y los Primigenios que poseían una de esas gemas. Como poseedor de la Gema de la Realidad, el Coleccionista se convirtió en un objetivo para Thanos. Conocedor de la ambición de su rival por coleccionar, Thanos le ofreció un trato, canjear la gema de la Realidad, por el cuerpo de su compañero Primigenio el Corredor, revertido a un estado adolescente. El Coleccionista aceptó el cambio, y le dio a Thanos la gema de la Realidad. Desgraciadamente, cuando el titán se marchó, el Corredor volvió a la normalidad, y el Coleccionista supo que le habían engañado. Como miembro de los Primigenios, el Coleccionista posee un cuerpo inmortal, inmune a la degeneración celular producida por la edad y es inmune a cualquier tipo de agresión física. Solamente la dispersión de la mayor parte de las moléculas de su cuerpo superando la capacidad de su cuerpo para regenerar heridas, podría causar su muerte. Debido al pacto del Gran Maestro con la Muerte, actualmente ni el Coleccionista ni el resto de los Primigenios pueden morir. A diferencia de algunos de sus compañeros Primigenios, como el Campeón o el Contemplador que han dedicado su vida a desarrollar los vastos poderes de su cuerpo o mente, el Coleccionista no ha desarrollado especialmente ninguna de sus habilidades. Aún así, como el resto de Primigenios, el Coleccionista tiene, aunque apenas lo usa, la habilidad para manipular energía cósmica con diferentes usos, así, puede proyectar rayos de fuerza, incrementar su masa y tamaño hasta límites desconocidos, aumentar su fuerza. El Coleccionista también tiene la habilidad de predecir de manera parcial, ciertos momentos del futuro, aunque para lograrlo el Coleccionista debe sumirse en largos periodos de meditación para poder captar las particularidades de estos flashes, como cuando se va a producir, donde, quien participará etc. En ocasiones estas visiones no pertenecen a esta realidad, sino a otra alternativa, como cuando "vio" a Thanos destruyendo el Universo. El Coleccionista también una limitada telepatía con el resto de sus compañeros Primigenios, en especial con el Gran Maestro. El Coleccionista tiene amplios conocimientos sobre la fauna, la flora, las culturas y otros aspectos de un largo número de planetas. En su forma verdadera, de la cabeza del Coleccionista surgen pequeños tentáculos, semejantes a apéndices, los cuales ocultaba en su forma humanoide. El Coleccionista dispone de un variado zoo que incluye animales de toda la galaxia y que puede utilizar contra sus enemigos, entre estos animales se incluye un "Ojos de Serpiente" con poderes hipnóticos. Además tiene otros artefactos, como una poción de obediencia, que le permite controlar a sus víctimas, pantallas mediante las que observa cualquier punto del Universo, una máquina del Tiempo y otros muchos artefactos. El Coleccionista tuvo durante un corto período de tiempo una de las gemas del Infinito, en concreto la gema de la Realidad (amarilla), pero no la usó como arma al no comprender en su totalidad sus posibilidades. Collector aparece por primera vez en Avengers #28 (Mayo 1966) y es creado por Stan Lee y Don Heck.