miércoles, 3 de junio de 2015

LEIR

Leir es uno de los líderes de la raza de dioses célticos adorados en tiempos pasados por los celtas de las islas Británicas y que reside en un reino interdimensional conocido como Avalón. No se sabe que conexión tiene la raza de Leir con los Fomor, seres divinos que también habitan en Avalon, o con Morgana Le Fay, la hechicera semi humana, y los Elfos de la Luz y la Oscuridad de los Nueve Mundos de la Cosmología asgardiana. La enemistad entre los célticos y los asgardianos se remonta a la noche de los Tiempos. La primera aparición de Leir en los tiempos modernos, fue después de que el dios egipcio de la muerte, Seth, enviara ciertas criaturas bestiales con aspecto de negros leones alados para que saqueasen Asgard. Teniendo noticias de que dicha criatura estaba devastando las tierras del sur de Asgard, Thor acompañado de los Tres Guerreros, fue en su busca. Encontraron a la Bestia, en el momento en que cruzaba un portal dimensional, dejando tras de sí a una familia asesinada, cuyo último miembro agonizante pidió a Thor que vengase sus muertes. Thor cruzó el portal en busca de la Bestia, llegando de este modo hasta Avalón, donde habitaban los dioses célticos. Allí, la Bestia había acabado con una familia de granjeros, y los celtas acusaban a Thor de ser el asesino e intentaron capturarlo. El Dios del Trueno derrotó fácilmente a los celtas, pero entonces entró en escena Leir, el más poderoso de los guerreros celtas, que luchó contra Thor y contra Hogun el Torvo, que había seguido a su príncipe. Después de dura lucha, Thor logró convencer a Leir de que no era el culpable, y de que había sido la bestia alada, finalmente los tres dioses localizaron a la criatura, y la combatieron. Dejándola mortalmente herida, la bestia cruzó un nuevo portal en dirección a Asgard, y los dos asgardianos hubieron de marcharse de regreso a su reino, llevándose las disculpas de Leir, y la promesa de ir en su ayuda si le necesitaban. Cuando los dos asgardianos regresaron, descubrieron que Fandral y Volstagg la habían rematado. Tras esto, Thor regresó a la Tierra, mientras que en Asgard quedaba al mando Balder. Al poco tiempo, Seth invadió Asgard al mando de sus ejércitos, diezmando a los asgardianos que se defendieron con tenacidad, en una batalla que duró semanas. Las inacabables fuerzas de Seth, ayudadas por la magia de su señor, y utilizando portales dimensionales para aparecer en los lugares más desprotegidos de Asgard, empezaron a ganar terreno a los asgardianos, y en una de las escaramuzas, uno de los principales héroes de Asgard, Heimdall, fue herido de gravedad, quedando al borde de la muerte. La Encantadora, amante de Heimdall, furiosa por el ataque, reunió toda su magia y se lanzó contra Seth intentando matarlo; tal fue la energía mística reunida por Amora, que traspasó las barreras de Asgard, y el grito de angustia de la asgardiana llegó hasta otros panteones de dioses. Uno de estos panteones fue el celta, así, recordando la promesa de ayuda hecha a Thor, Leir al mando de sus camaradas celtas utilizó uno de los portales para llegar a Asgard para combatir junto a los asgardianos. Leir combatió valientemente contra los invasores, pero no pudieron evitar la derrota de las tropas asgardianas, que hubieron de abandonar la Ciudad Dorada, y refugiarse en los montes. En la defensa de Asgard, Leir conoció a Sif, una de las guerreras asgardianas y amante de Thor, de la que acabó prendado dado su coraje, belleza y valor. Finalmente la batalla contra Seth concluyó cuando Odín, rescatado por Thor, reunió bajo su mando a las tropas asgardianas y célticas, y él mismo derrotó a Seth en combate personal. Tras esto, Leir regresó a Avalon junto con el resto de sus tropas. Leir no tardó en regresar a Asgard, con el fin de convertir a Lady Sif en su esposa, sin embargo, esta le dijo que antes de casarse con alguien, ese alguien debería derrotar a su campeón. Leir, creyendo erróneamente que ese campeón era Thor, se unió a Sif en la búsqueda del Dios del Trueno, al que encontraron en la Galaxia Negra, junto a Hércules y a Eric Masterson, pero entonces les llegó la noticia de que Asgard estaba siendo atacada por Surtur y Ymir. Thor regresó a Asgard acompañado de Hércules, Sif y Leir, y procedieron a combatir a los colosos. Leir colaboró con los asgardianos para derrotar al gigante de hielo y al demonio de fuego, y finalmente ambos colosos fueron derrotados. Entonces Leir retó a Thor a combate personal por la mano de Lady Sif, pero esta sorprendió a todos, afirmando que ella misma era su propio campeón, y que era ella a quien debía combatir, incapaz de combatir a una mujer, Leir fue derrotado por Sif, y hubo de regresar a Avalón con las manos vacías. No se ha vuelto a ver a Leir, se supone que sigue en Avalón rigiendo los destinos de los dioses celtas. Leir posee una fuerza sobrehumana que le permite levantar unas 100 toneladas de peso. Leir posee los atributos físicos superhumanos propios de los dioses célticos. Como todos los miembros de su raza, Leir tiene una expectativa de vida extremadamente larga (aunque no son inmortales como los Olímpicos), fuerza sobrehumana y es inmune a enfermedades físicas terrestre. La carne y los huesos de los dioses célticos son tres veces más densos que los humanos, contribuyendo a su increíble peso y fuerza. Leir también es muy resistente a las heridas en combate ya que como toda su raza, su metabolismo le proporciona una resistencia física sobrehumana. Leir puede generar energía eléctrica en forma de rayos semejantes a lanzas, que arroja como si fueran arma, dada su fuerza, dichas lanzas pueden destrozar virtualmente cualquier sustancia. La primera aparición de Leir es en Thor # 386 (Diciembre 1987) y es creado por Tom DeFalco y Ron Frenz.