jueves, 28 de mayo de 2015

SILVER SURFER

Norrin Radd era miembro de una raza de humanoides de gran longevidad, llamados zennlavianos, quienes habían conseguido una virtual utopía. Enfermedades, pobreza, guerra y otras enfermedades sociales habían sido eliminadas desde hacía generaciones. Todos, incluida Shalla Bal, la mujer que amaba Norrin, vivían en un cierto hedonismo, aunque Norrin opinaba que la cultura se había estancado. Un día se aproximó a Zenn-la una vasta nave que amenazaba que amenazaba el planeta entero. Norrin se embarcó en una nave para alcanzar al intruso e intentar encontrar una solución pacífica al conflicto. Allí descubrió que la inmensa nave pertenecía a Galactus. Para salvar Zenn-la Norrin pactó con el poderoso ser cósmico, a cambio de convertirse en su heraldo y encontrar mundos apropiados para saciar el hambre de Galactus, éste dejaría en paz Zenn-la. Así, el Devorador de Mundos utilizó su poder para convertir a Norrin en un ser capaz de satisfacer sus necesidades. Reestructuró el cuerpo de Norrin y lo cubrió de un material plateado, flexible, que resistiera los rigores del viaje espacial. Después le proporcionó un ingenio para viajar, parecido a las tablas de surf terrestres, recubierto de la misma substancia, y le dotó de una fracción de su propio poder para que pudiera cumplir su misión. Galactus le llamó Deslizador de Plata y le envió en busca de un planeta que le alimentase. El Deslizador de Plata cumplió eficientemente su trato, tomándose todo el tiempo posible para deleitarse de las maravillas del Universo. Con el tiempo, fue cada vez más difícil encontrar planetas que fueran ricos energéticamente, pero desprovistos de seres civilizados que lo habitasen, y Estela empezó a tener remordimientos. Entonces Galactus borró sutilmente de la mente de su heraldo el recuerdo de sus orígenes humanoides. Galactus necesitaba alimento cuando Estela se acercó al Sistema Solar. Consciente de su proximidad, Uatu el Vigilante, camufló la Tierra, pero no pudo engañar a los sentidos del heraldo de Galactus que llegó hasta el planeta. Entonces Uatu avisó a los 4 Fantásticos del peligro. Mientras Galactus aterrizaba en Nueva York y el cuarteto se enfrentaba a él, el Deslizador conoció a Alicia Masters a través de quien comprendió que no podía dejar morir a la humanidad. Aunque se rebeló contra su amo, el Deslizador no pudo hacer nada frente al poder de Galactus. Sin embargo, Uatu había enviado a la Antorcha Humana por el Nulificador Supremo, gracias al cual Galactus decidió dejar en paz la Tierra. Aún así castigó a su heraldo emprisionándolo en el planeta creando una barrera que le impedía salir al espacio. Durante su exilio, el Deslizador de plata permaneció en soledad y meditación, eventualmente recuperando sus recuerdos perdidos. Durante este periodo se enfrentó a enemigos como el Doctor Doom, que llegó incluso a conseguir robar su poder cósmico o Mefisto, que se sintió atraído por la pureza de su alma e intentó arrebatársela en más de una ocasión. Durante este periodo se unió a Hulk, Namor y el Doctor Stranger en la formación de los Defensores hasta la disolución de la formación original. Siempre teniendo como objetivo recuperar la libertad del espacio abierto, en cierta ocasión consiguió huir de su prisión para descubrir que Zenn-la había sido devastada por Galactus como castigo por su traición y Shalla Bal habia sido capturada por Mefisto. El Deslizador consiguió liberar a su amada y dotarla del poder cósmico necesario para restablecer su planeta natal, aunque él volvió a quedar encerrado en la Tierra. Finalmente fue gracias a la Mole que consiguió atravesar la barrera creada por Galactus al descubrir que ésta afectaba solamente su tabla. Tras liberarse se reconcilió con su antiguo amo y éste retiró para siempre la barrera terrestre. Cuando Thanos resucitó se convirtió en un peligroso oponente para el Deslizador de plata, esto debido a que consiguió reunir las seis Gemas del Infinito y logro proclamarse amo del universo durante la crisis conocida como el Guantelete del Infinito. El Deslizador vio como sus poderes eran insuficientes para combatir al Titán Loco y fue gracias a la reaparición de Adam Warlock que Thanos pudo ser derrotado. Más tarde, al descubrir que el nuevo heraldo de Galactus era el demente Morg, el Deslizador se aliaría al resto de los antiguos heraldos para hacerle frente. El deslizador de plata posee fuerza Sobrehumana de nivel 100, pudiendo levantar más de 100 toneladas en óptimas condiciones. Posee enormes poderes cósmicos otorgados por Galactus como parte del proceso que reestructuro la forma orgánica original de Norrin Radd. Dispone de la capacidad de canalizar la energía cósmica ambiental hacia su cuerpo a voluntad y expulsarla violentamente en forma de fuerza conmocionadora o suavemente con la intención de reestructurar las moléculas de acuerdo al diseño elegido mentalmente. Es capaz de generar rayos de energía a través de sus manos con la suficiente fuerza destructiva para destruir una gran ciudad o por el contrario generar la cantidad de energía necesaria para reestructurar las moléculas de la coloración natural de una planta, haciendo que cambie de color. El deslizador  puede reconfigurar las moléculas que componen la materia para crear otras configuraciones, pero no puede transmutar elementos. Una gran cantidad, posiblemente la mayoría, de la energía cósmica de el fue absorbida en cierta ocasión por el misil apodado "Tiburón Sónico", dejando su poder enormemente reducido. Sin embargo, posteriores demostraciones de Estela han dejado claro que sus poderes cósmicos han vuelto a alcanzar niveles elevados, aunque se desconoce si son comparables a los que poseía como heraldo de Galactus. Puede resistir temperaturas extremas causadas por los efectos de la fricción en el interior de las atmósferas, el vacío del espacio o (con ciertas limitaciones) el intenso calor causado por la proximidad de una estrella. Puede sobrevivir sin problemas en el vacío del espacio exterior y el hiperespacio, y su cuerpo puede soportar la presión de viajar a velocidades cercanas a la luz en este universo y a velocidades aún mayores en el hiperespacio. La primera aparición de Silver Surfer es en The Fantastic Four # 48 (Marzo 1966) y es creado por Jack Kirby.