domingo, 24 de mayo de 2015

CHRISTOPHER REEVE

LUGAR # 1 Christopher D'Olier Reeve (Nueva York, 25 de septiembre de 1952- Mount Kisco, 10 de octubre de 2004) fue un actor, director de cine y activista estadounidense, adquirió la fama mundial como actor al interpretar al hombre de acero en las películas basadas en el popular personaje de cómics, Superman y también es recordado por su personaje de Richard Collier en la película Pide al tiempo que vuelva. Tras el divorcio de sus padres en 1956, él y su hermano Benjamin (1953), crecieron en Princeton, Nueva Jersey, a cargo de su madre, que se volvió a casar unos años después y le dio otros dos hermanos, Jeff y Kevin. Reeve estudió en la Princeton Day School, donde trabajaba de ayudante del director de la orquesta del instituto, además de cantar en un coro local como barítono, y de trabajar desde la adolescencia, debutó como actor con quince años en el Williamstown Theatre Festival. Continuó su formación artística en la Universidad de Cornell, en la que antes de graduarse, en 1974, fue uno de los dos actores seleccionados (el otro era su amigo (Robin Williams) para estudiar arte dramático en la Juilliard School de Nueva York. Tras debutar en Broadway en 1976, en la obra A Matter of Gravity junto a Katharine Hepburn, Reeve obtuvo el rol del villano Ben Harper en la novela For Love or Life y un papel menor en la cinta Gray lady down en 1976. Se dedicó a trabajar en obras de Broadway que lo satisfacían como actor, pero no mucho
 económicamente, por lo que Reeve pensó en dejar la actuación y trabajar junto a su padre, en ese momento se enteró del casting para buscar a Superman. Siendo un deportista, excelente nadador, aficionado al hockey sobre hielo y la equitación, piloto licenciado, gracias a su físico de 1,93 metros de estatura, y una apariencia de chico lozano y bonachón cuyos rasgos se parecían asombrosamente al héroe del cómic, se enteró de la realización de esta película y decidió presentarse al casting, el director de la cinta quería un actor desconocido en la gran pantalla y parecido al personaje físicamente, vio a Chris y de inmediato obtuvo el papel de Clark Kent y el héroe, para la película Superman (1978), de Richard Donner, haciendo creíble la campaña para la publicidad que decía "Creerás que un hombre puede volar". Éxito total en taquilla y convertido en una estrella mundial, Christopher Reeve rodó otras tres secuelas de la saga: Superman II en 1980, Superman III en 1983 y Superman IV en 1987, la menos exitosa de la serie. Con su ocupada agenda y aprovechando la fama mundial que había adquirido luego de rodar la primera película de Superman, ese mismo año Christopher se convirtió en activista y trabajaba por causas sociales, apoyó y contribuyó en las Olimpiadas especiales, asistía como invitado a conferencias, reuniones y daba charlas sobre los problemas
 sociales, enfermos, discapacitados y personas con parálisis que necesitan ayuda. Trabajó por el medio ambiente y también visitaba hospitales de niños enfermos cuyos últimos deseos eran conocerlo. Se reunió varias veces con el presidente de Estados Unidos en ese entonces durante la ceremonia de las Olimpiadas de niños especiales. Y desde 1982 ya contribuía con los pioneros de la "Fundación Americana de Parálisis", sin imaginarse que 13 años después él tendría la misma condición de quienes defendía. Desde entonces Chris se convirtió en un activista para toda su vida. En 1979, actuó junto a Jane Seymour en Somewhere in Time, estrenada en 1980, que si bien no fue un éxito de taquilla, se convirtió en una película clásica de culto y con muchos fans. En 1982 trabajo en dos cintas "Death trap" basada en una famosa pieza teatral y "Monsignor" en donde interpretó a un sacerdote que mantiene una relación amorosa con la esposa de su hermano, un oficial nazi. Aunque recibió buenas críticas por su trabajo en "Las Bostonianas" de James Ivory y como el Conde Vronski en Anna Karenina, gran parte de sus esperanzas estaban cifradas en "Street Smart", donde encarnaba a un inescrupuloso reportero que inventaba noticias para ganar fama. La cinta no fue un éxito en taquilla y los críticos no determinaron su actuación, enfocándose más en su co-estrella, Morgan Freeman, quien fue nominado a un Oscar por este papel en 1988. Reeve se compró una nueva casa que ocupó con su flamante esposa, la agente de modelos británica Gae Exton, a quien conoció durante el rodaje de Superman, casándose en 1979. Madre de sus dos primeros hijos, Matthew (1979) y
 Alexandra (1982). El actor se divorció de su primera esposa a principios de 1987. Meses después el 30 de junio de 1987 en Williamstown, Massachusetts, en un bar nocturno, Dana Morosini estaba actuando y cantando durante el Festival de Teatro de Williamstown. Christopher estaba sentado en una mesa delante y se presentó a Dana después del espectáculo. Su noviazgo comenzó poco tiempo después de que se conocieron, cinco años más tarde, el 11 de abril de 1992, se casó con la actriz, en una boda al aire libre en una tarde, en su granja en el sur de Williamstown, Massachusetts. Fue una boda pequeña con sólo la familia y unos 45 invitados. Ambos escribieron sus propios votos de la boda e intercambiaron anillos de oro simples entre sí. Dana llevaba el anillo de matrimonio de Christopher alrededor de su cuello. No tuvieron una luna de miel porque Dana estaba actuando en una obra de teatro en Nueva York, y Chris estaba promoviendo una nueva película. De ese matrimonio nace su tercer hijo Will (1992). Adquirieron una casa de campo del siglo XIX con siete acres cerca de Bedford Village, Condado de Westchester, Nueva York. Dana Reeve se convirtió en su fiel e incondicional compañera hasta el final. Ambos participaban y colaboraban en causas para los necesitados y por el medio ambiente. Tras pasar una temporada dedicado a los filmes de televisión, Reeve volvió a la pantalla grande en
 1993, como el Senador Jack Lewis en el filme Lo que queda del día, donde la crítica lo reconoció como un actor hábil y recursivo que sirvió de apoyo a los estelares del filme, Anthony Hopkins y Emma Thompson. En 1994, actuó en la comedia "Speechless" junto a Geena Davis y Michael Keaton, siendo para muchos curiosa la reunión en la pantalla grande de los intérpretes de Superman y Batman. Ese mismo año actuó en el filme de HBO "Above Suspicion", donde encarnó a un detective que queda invalido tras recibir un disparo. En 1995 se estrena su última película antes de su accidente, Village of the Damned, dirigida por John Carpenter, siendo una nueva versión de la película original de 1963. El 22 de mayo de 1995, la vida del actor cambió para siempre. Durante un concurso de equitación con salto de obstáculos en Culppeper, (Virginia), al intentar superar un obstáculo, Christopher Reeve cayó de su caballo, tuvo una fuerte caída, cayó de cabeza rompiéndose el cuello y quedándose sin poder respirar, lo que le provocó la fractura de dos vértebras cervicales y le seccionó la médula espinal, perdiendo la movilidad total de su cuerpo y desde entonces permaneció en una silla de ruedas, con respiración asistida. Tras ser sometido a una peligrosa operación, sólo pudo recuperar la movilidad de los dedos de su mano izquierda, que consiguió articular con mucho esfuerzo. Los médicos salvaron la vida de Reeve pero anunciaron que la lesión era de carácter irreversible. Christopher pasó 6 meses en el Instituto de Rehabilitación Kessler en New Jersey, mientras Dana transformó la
 casa para adecuarse a la nueva realidad familiar. El actor no se ocultó de los medios, y gracias al apoyo y amor incondicional de su esposa, él se sobrepuso y no dejó que su autoestima cayera, siguió trabajando y continuó su labor de activista social, colaboró con entusiasmo desmesurado con asociaciones como la Unesco, para contribuir por causas similares a la suya. También asistía al Senado a pesar de su estado para intentar que éste permitiera trabajar con células madre embrionarias a los investigadores para intentar conseguir el mayor deseo de Reeve, volver a caminar. En 1997, dos años después de su accidente, Reeve debuta como director con el filme para TV "In the Gloaming", que narra el drama de un joven enfermo con Sida quien va a pasar sus últimos días en compañía de su familia. Al año siguiente protagoniza "La Ventana de Enfrente", junto a Daryl Hannah, un remake del clásico de Alfred Hitchcock "La Ventana Indiscreta" para la televisión. Participó como invitado en las series "Sesame Street", "The Practice" y como invitado especial en un par de episodios de la serie Smallville como Virgil Swann, un científico que le dio a Clark Kent (Tom Welling) claves sobre su verdadero origen, siendo estos dos de los episodios con mayor audiencia de la serie. Reeve seguía sometiéndose a tratamientos y continuaba su labor de activismo, asistiendo y dando conferencias, ya que a pesar de no poder moverse, podía hablar perfectamente y respirar con ayuda de respiradores en una sección de su cuello. Chris siguió concienciando sobre lo que necesitan las personas que tienen esta lesión que les impide moverse. Al pasar el tiempo, su organismo se deterioraba, le aparecieron escaras y sus músculos sin uso comenzaron a atrofiarse. Se hizo susceptible de sufrir infecciones, una de ellas fue mas fatal que las demás. En octubre de 2004 le estaban tratando por un problema de hipotensión causado por sepsis. Por primera vez Dana tuvo que alejarse de su esposo para asistir a un compromiso profesional y momentos después, siendo 9 de octubre, Chris tuvo un ataque cardíaco después de recibir un antibiótico para la infección. Entra en coma sostenido y es llevado al Hospital North Westchester en Mount Kisco, (Nueva York). Dieciocho horas después, el domingo 10 de octubre de 2004, fallece a los 52 años. Dana pudo llegar rápidamente justo unas horas antes de que Christopher falleciera. Su doctor, John McDonald, dijo que fue una reacción adversa al antibiótico lo que provocó su deceso. En la Iglesia Unitaria de Westport (Connecticut), donde él y su esposa habían asistido con regularidad, se celebró un servicio conmemorativo. Durante el momento de su muerte, Chris codirigía el filme animado "Everyone's a Hero" (Héroe de todos), que fue estrenado en 2006, un año después de su muerte. Al pasar el tiempo, los fans del personaje del cómic Superman y demás personas, han escogido al actor Christopher Reeve como el mejor Superman de toda la historia y hasta la actualidad. Se lo consideran como el actor que mejor interpretó el papel de Clark Kent y que hasta ahora no ha sido superado, ya que el actor ha sido el único que interpretó correctamente las características del personaje, combinándolos con el sentido del humor, timidez e ingenuidad que caracterizan a Clark Kent. De igual manera se lo considera como el que mejor ha interpretado al héroe Superman, mostrando los verdaderos valores que posee este personaje para con la humanidad y la injusticia.