miércoles, 25 de marzo de 2015

SPIDER

Aranya es el líder de la Red, una organización comercial intergaláctica. Su principal interés parece ser la obtención de poder y riqueza mediante negocios sin escrúpulos. Aranya justifica sus inmorales actos como razonables prácticas comerciales, se atiene a sus contratos por injustos que les parezcan a otros, y considera como mera mercancía a los esclavos que adquiere mediante sus tratos. De hecho, Aranya se considera a sí mismo como un coleccionista de esclavos valiosos. Debido al fracaso de ciertos negocios, el hermano de la alienígena llamada Gosamyr se vio obligado a entregar su libertad y la de su familia a Aranya. Aranya tomó a Gosamyr como su esclava personal, y encerró a los demás miembros de su familia, obligándolos a entrar en la siguiente fase de su ciclo vital, envolviéndose en capullos en los que se transformarían en criaturas super poderosas. Los capullos estaban compuestos de una sustancia muy valiosa codiciada por Aranya. Fue Aranya quien financió a los seres no identificados que compraron a la mutante Lila Cheney como esclava. Sin el conocimiento de Cheney, Aranya la ayudó a escapar de su cautiverio, y llevó a sus dueños a la bancarrota, tras lo cual tuvieron que cederle su propiedad una vez que volviera a capturarla. Aranya envió a la Tierra a una escuadra de sus guerreros armados, a los que llamaba sus "contables", para capturar a Cheney. Con la esperanza de escapar de Aranya, y rescatar a su familia, Gosamyr se escondió en la nave de los contables y les robó otra nave más pequeña. Ya en la Tierra, Gosamyr se alió con los amigos de Cheney, los Nuevos Mutantes, quienes pretendían rescatar a Cheney, que había vuelto a caer en manos de Aranya. Aranya posee una fuerza sobrehumana cuyos límites se desconocen, tiene dos brazos extra, lo que le confiere un aspecto de insecto. Además, posee la habilidad de resistirse al poder de Gosamyr de acentuar las emociones (debido probablemente a que Aranya es incapaz de sentir otras emociones más allá de la avaricia excepto mediante el estímulo artificial de sus efluvios. Aranya afirma no tener sentimientos más que su codicia aunque su comportamiento parece indicar que también tiene capacidad para sentir ira. Por medios desconocidos, Aranya puede convertir la energía psíquica de las emociones de otros seres, en sustancias químicas, destruyendo sus cuerpos en el proceso. Inhalando estos "efluvios" como él los llama, puede experimentar emociones que afirma no ser capaz de generar por si solo. Aranya obtiene placer al experimentar emociones de esta manera, incluso emociones que otros seres encontrarían desagradables como la ira o la desesperación.