sábado, 21 de marzo de 2015

ANI-MATOR

El Doctor Frederick Animus era un ingeniero genético empleado por una Universidad para dirigir la investigación médica, prefiriendo aprovechar la ocasión para concentrarse en investigar las mutaciones. Animus falsificó informes sobre la eficacia de ciertos medicamentos, presumiblemente porque no había efectuado las comprobaciones necesarias. Cuando alguno de estos medicamentos resultaron ser mortales para los pacientes, su trabajo fue investigado, y Animus fue enviado a prisión. Allí fue encontrado por El Doctor Frederick Animus era un ingeniero genético empleado por una Universidad para dirigir la investigación médica, prefiriendo aprovechar la ocasión para concentrarse en investigar las mutaciones. Animus falsificó informes sobre la eficacia de ciertos medicamentos, presumiblemente porque no había efectuado las comprobaciones necesarias. Cuando alguno de estos medicamentos resultaron ser mortales para los pacientes, su trabajo fue investigado, y Animus fue enviado a prisión. Allí fue encontrado por Cameron Hodge, comandante de la organización antimutante conocida como la Verdad. Hodge contrató a Animus para que investigara los medios de detener el proceso de la mutación. La Verdad le proporcionó animales para sus experimentos, que Animus realizó en una isla del Atlántico Norte, aparentemente desierto, a la que llamó Isla Paraíso. Animus contravino de nuevo las instrucciones de sus jefes. Mediante manipulación genética y crianza selectiva, creó unas criaturas a las que llamó Ani-Mados, que combinaban las características de los seres humanos con las de los otros animales. Animus, que se autodenominó Ani Mador, pretendía que los Animados fueran una raza de esclavos al servicio de la humanidad y diseñó distintos Ani Mados para distintas tareas. Pero, aunque algunos de ellos poseían niveles humanos de inteligencia, se negó a tratarlos como seres humanos, y afirmó que eran menos que humanos pues, según él, no comprendían el concepto de maldad. Animus se dedicaba a arrojarlos a un peligroso laberinto, para ver quién sobrevivía. Uno de los Ani Mados, Cabeza de Chorlito, temeroso de la prueba, escapó de la Isla y voló hacia el Océano, donde fue recogido por un barco, y llevado a los Estados Unidos para estudiarlo. Cabeza de Chorlito escapó y se encontró con los Nuevos Mutantes, que le acogieron en su grupo. Cabeza de Chorlito logró hacer entender a los jóvenes mutantes, que existían más seres como él atrapados y a punto de morir. Los Nuevos Mutantes junto a Cabeza de Chorlito, marcharon a Isla Paraíso para liberar al resto de los Ani Mados. Cuando el Ani Mador se percató de que su experimento rebelde había regresado, y además acompañado de unos mutantes, ordenó a sus Ani Mados que capturaran a Cabeza de Chorlito y a los Nuevos Mutantes, para matar a los Ani Mados rebeldes, y dotar a sus experimentos, con los poderes de Loba Venenosa, una de los Nuevos Mutantes. Sin embargo, los Nuevos Mutantes recuperaron su libertad y derrotaron al Ani Mador y sus mutados, pero cuando se disponían a escapar de la isla, a esta llegó Cameron Hodge y sus soldados de la Verdad, que venían a inspeccionar los experimentos de Animus. Cameron Hodge se dispuso a llevarse a los Nuevos Mutantes al continente para acabar con ellos, pero entonces se produjo una rebelión de los Ani Mados, liderados por Cabeza de Chorlito, que liberaron a los jóvenes mutantes. En medio de la batalla, Animus intentó matar a Loba Venenosa con una pistola, pero otro Nuevo Mutante, Doug Thompson alias Cifra, la apartó, recibiendo el disparo en su lugar, resultando mortalmente herido. Cabeza de Chorlito venció finalmente a Animus, y Magik, otro de los Nuevos Mutantes, lo exilió a la dimensión conocida como el Limbo. El Ani Mador posee un físico apocado y retorcido que le da un aspecto grotesco, al que contribuyen las gruesas lentes de sus gafas. Viste con un cráneo y pieles de animales. El Ani Mador posee conocimientos de genética superiores a los de la mayoría de científicos lo que le permite crear nuevas especies de vida con características humanoides mediante la manipulación genética de animales. Ani-Mator aparece por primera vez en New Mutants vol. 1 #59 (Enero 1988) y es creado por Louise Simonson y Bret Blevins.