miércoles, 4 de diciembre de 2013

ANACONDA

Blanche Sitznski fue elegida por ejecutivos de la Roxxon Oil para ser un agente especial en operaciones encubiertas, para poder llevar a cabo estas operaciones, tuvo que padecer diversos procesos genéticos en el laboratorio de mutagénesis de la Brand Corporation (sucursal de la Roxxon), para poder adquirir sus actuales características de serpiente. Su primera misión como parte del nuevo Escuadrón Serpiente, junto a Mamba Negra y Víbora Mortal, fue conseguir la Corona de la Serpiente, por orden de Hugh Jones, presidente de la compañía. Para ello tuvieron que enfrentarse a la Mole y a Mantarraya, lo que constituyó el primer enfrentamiento de Anaconda contra superhéroes. Una vez acabada la misión, Anaconda se marchó de la compañía y pasó a ser una mercenaria a sueldo, normalmente junto a sus otros dos compañeros del Escuadrón. Algún tiempo más tarde, otro de sus antiguos cómplices, Crótalo, le invitó a unirse a la Sociedad Serpiente, Anaconda aceptó y se unió al grupo. Su primera misión, fue robar unos materiales de un almacén, pero fueron traicionados por Constrictor, un villano que no había querido unirse a la Sociedad Serpiente y que les delató al Capitán América. Anaconda se enfrentó al Capitán América, solo para ser derrotada, capturada y encerrada. Pero su líder, Crótalo, la sacó de la cárcel gracias a sus poderes de teletransportación y Anaconda fue a buscar a Constrictor para vengarse de su traición. Cuando lo encontró, lo dejó malherido. Como miembro de la Sociedad Serpiente, Anaconda ha participado en la mayoría de las misiones del grupo, tomó parte en el asesinato de Modok, buscó junto a sus compañeros al Azote. Cuando Víbora intentó asumir el poder de la Sociedad Serpiente, Anaconda se puso de su parte, solo para ser capturada poco después cuando el Capitán América y sus compañeros, avisados por Iguana, irrumpieron en la base de la Sociedad. No se sabe como logró escapar, pero pronto se le vio con la nueva Sociedad Serpiente, liderada por Cobra, y combatiendo a los Hombres X por encargo de Ghaur para encontrar unos objetos místicos. Cuando la Sociedad Serpiente capturó a Iguana, acusándola de traición por haber iniciado una relación con el Capitán América, Anaconda no dudo en votar a favor de ejecutar a su amiga, que fue liberada en el último momento por Crótalo.
Dado que estaba fuera buscando a la huida Iguana, Anaconda se salvó de ser capturada, cuando el Capitán América y Paladín atacaron la base de la Sociedad buscando a Iguana. Regresó de nuevo con la Sociedad Serpiente, liderada por Cobra, combatiendo a un Capitán América en el que el Suero del Supersoldado comenzaba a desaparecer y para el que cada esfuerzo debilitaba su salud. Durante esta época Anaconda mantenía una relación con su compañero Víbora del Desierto. Finalmente, la nueva Sociedad fue capturada por Fuerza de Choque y Anaconda con ellos. Tras la separación de la Sociedad, se apuntó a un torneo clandestino de lucha superhumana en el cual se enfrentó al hombre-bestia Puma, que le rajó el cuello con sus zarpas. Algún tiempo después, Rey Cobra volvió a contactar con Anaconda para que se uniera de nuevo a la Sociedad Serpiente. Anaconda formó parte del grupo que estaba persiguiendo a Iguana y al Capitán América. Anaconda atacó a los dos junto a Víbora del Desierto y Rey Cobra, pero fue derrotada por el Capitán América y, aunque el resto de la Sociedad Serpiente apareció corrieron la misma suerte y fueron todos derrotados. Anaconda posee la habilidad de alargar sus miembros para rodear a una persona u objeto, y apretarlos como la serpiente que le da nombre. La estructura ósea de sus brazos y piernas ha sido reemplazada por huesos de una aleación de adamantium artifial, que siguen la configuración del esqueleto de una serpiente. Sus brazos, que nornmalmente miden unos 61 centímetros desde el hombro hasta la muñeca, y sus piernas, que tienen una longitud de aproximadamente 89 centímetros desde la cadera al tobillo, son capaces de estirarse hasta una vez y media este tamaño. Cuando extiende sus miembros de esta manera, el tejido múscular bulle con la circulación sanguínea, aparentando así ser una enorme y poderosa serpiente. Con sus cuatro miembros apretando a la vez es capaz de generar sufiente presión como para deformar radicalmente un tubo de acero de 61 centímetros de diametro cuyo grosor sea de 2.5 centímetros. Una vez Anaconda ha enroscado sus serpentinos miembros completamente sobre un enemigo de tamaño humano, existen muy pocos humanos con la capacidad de resistirlo o que esten en posesión de la suficiente fuerza física para romper su presa. Se le han implantado aletas artificiales que le permiten extraer oxígeno del agua y respirar en ella, además de respirar indefinidamente tanto dentro como fuera del agua, y debido a la manipulación genética practicada a su cuerpo, puede curarse varias veces más rápido que una persona normal de cualquier herida no fatal que se le inflinja. Anaconda aparece por primera vez en Marvel Two-in-One #64 (Junio 1980) y es creada por Mark Gruenwald y Ralph Macchio.