domingo, 26 de mayo de 2013

KANGAROO I

Nativo de Australia, Frank Oliver solía pasar sus vacaciones observando los canguros. Fascinado por su capacidad de salto, Oliver decidió ser tan bueno como ellos saltando. Sin pensar en el hecho evidente de que los canguros pudieran saltar así porque su cuerpo era diferente, Oliver decidió que viviría como uno de ellos, y así, podría desarrollar su capacidad de salto. Abandonó su trabajo y se fue a vivir en la espesura, comiendo lo mismo que los canguros, frecuentando los mismos lugares que ellos y practicando continuamente el salto.Sorprendentemente Oliver consiguió desarrollar su capacidad de salto hasta el punto de saltar tanto como lo haría un canguro del tamaño de un hombre. Posiblemente la capacidad de salto de Oliver se debiera a que era un mutante y a que su permanencia en ambiente silvestre le permitió desarrollar el potencial sobrehumano que siempre había tenido. Para aprovechar su reciente habilidad, Oliver se convirtió en un boxeador profesional con el apodo de Canguro. Durante un combate hirió gravemente a un contrario dejándolo inconsciente con uno de sus potentes saltos. Al enterarse de que le perseguían legalmente, si el contrario no se reponía de sus lesiones, Oliver huyó de Australia. Oliver llegó a América como polizón en un barco, siendo arrestado por el Departamento de Inmigración, y las autoridades decidieron que debía ser deportado a Australia. Dos policías le escoltaban a Nueva York, para ser enviado a su país de origen, pero consiguió escapar de ellos gracias a su capacidad de salto. Amargado por todo lo sucedido, Oliver decidió que como la sociedad le trataba como a un criminal, se comportaría como tal y se convertiría en un ladrón, usando el alias del Canguro. Poco después de esto, Canguro robó un maletín de metal que suponía debía contener algo de gran valor. Dentro encontró un tubo de ensayó que guardó, desconociendo su contenido. El tubo de ensayo contenía un cultivo de bacterias mortíferas usadas en un experimento científico y que podría desencadenar una plaga. Al enterarse del robo, el luchador enmascarado contra el crimen conocido como Spiderman buscó a Canguro y lo encontró robando en una fiesta. Intento convencerlo de lo que peligroso que era el contenido del tubo, pero Canguro no le creyó y le atacó. Spiderman consiguió quitarle el tubo de ensayo y entregárselo a la Policía, pero Canguro logró escapar.
 Humillado por su derrota a manos de Spiderman, Oliver cayó en una profunda depresión y pasó los siguientes meses viviendo como un vagabundo, incapaz de recuperar la confianza necesaria para continuar su carrera de criminal. El cirujano Jonas Harrow se acercó a él y le convenció para someterse a una serie de operaciones, que a lo largo de siete horas aumentarían notablemente sus habilidades. Harrow pensaba utilizar a Canguro en sus planes criminales, pero Oliver había recuperado la confianza en si mismo, y le abandonó. No pasó mucho tiempo sin que Canguro atacase a Spiderman para vengarse, durante su pelea, Canguro descubrió que Harrow le había implantado en la frente un aparato que podía activar mediante control remoto y que le provocaba un dolor muy intenso, además de permitirle comunicarse con él. Cuando se dio cuenta de que la única manera de terminar con el dolor era siguiendo las instrucciones de Harrow, Canguro puso fin a su pelea con Spiderman y regresó junto al cirujano. Harrow le ordenó robar un isotopo radiactivo de los Laboratorios Nucleares Hudson, Spiderman acudió allí al enterarse de la presencia de Canguro en los laboratorios y entabló combate con el australiano. Canguro consiguió librarse de Spiderman y entró en la sala donde se guardaban los isotopos radiactivos peligrosos, muriendo segundos después a consecuencia de la intensa radiación recibida. Por contra, Spiderman consiguió cerrar la puerta de plomo de la sala, salvándose así de la radiación letal, sin embargo no pudo salvar a Oliver, quien había muerto. Las habilidades naturales de los poderes Oliver fueron mejoradas por los implantes de Jonas Harrow los cuales estaban conectado a su sistema nervioso, dándole una fuerza sobrehumana en sus piernas y la capacidad de saltar grandes alturas y distancias. El también fue entrenado como boxeador profesional. Kangaroo I apareció por primera vez en The Amazing Spider-Man # 81 (Febrero de 1970) y fue creado por Stan Lee, John Buscema, Jim Mooney y John Romita Sr.