sábado, 9 de abril de 2016

IAN MCKELLEN / MAGNETO

LUGAR # 4 Ian Murray McKellen (nacido en Burnley, 25 de mayo de 1939)1 es un actor británico de teatro y cine, nominado al Óscar en dos ocasiones y ganador de los premios Globo de Oro y Tony. Su labor ha abarcado géneros de Shakespeare y moderno teatro popular a la fantasía y ciencia ficción. Sus papeles más conocidos han sido en obras de teatro de Shakespeare y en películas de gran éxito, como las películas de X-Men, El Señor de los Anillosn. El hobbit y en el polémico fenómeno mundial El código Da Vinci. Es abiertamente gay y un conocido activista en favor de los derechos de los homosexuales, a la vez que un miembro entre los fundadores de Stonewall, una de las organizaciones de derechos LGBT más influyentes del Reino Unido, de la cual sigue siendo un portavoz destacado. En 1979 La Reina Isabel II le nombró Commander of the Order of the British Empire y en 1991, la reina Isabel II de Inglaterra le nombró Knight Bachelor. Ian Murray McKellen nació el 25 de mayo de 1939 en el Hospital General de COLONIA DORA, de Lancashire. Ian aún tenía semanas de haber nacido cuando la familia se trasladó a Wigan. Con los nazis bombardeando el norte industrial de Inglaterra, Ian dormía debajo de una mesa de hierro que se suponía era a prueba de bombas. Los alemanes nunca se acercaron, pero una enfermedad casi lo deja sin vida (a los 3 años se enfrentó a la difteria). Es posible que ésta peligrosa infección de la garganta haya cambiado su voz para siempre, contribuyendo a su carrera. La familia residió en una vivienda de cuatro habitaciones, frente al parque Mesnes. La economía de Wigan se basaba en la explotación del carbón. El polvo comúnmente cubría cualquier cosa que estuviera limpia. Pero la familia no era pobre. El joven Ian asistió al parvulario de la calle Dicconson, en la escuela de primaria Wesleyan. Los domingos por la mañana colaboraba en la Iglesia congregacional de la calle Hope, mientras, en las tardes, estaba en la escuela Sunday. Pero la infancia de McKellen no fue una pesadilla. Su padre tocaba el piano (justo debajo de la habitación de Ian) y su familia apoyaba todas sus inclinaciones artísticas. Visitaban regularmente los seis cines de Wigan, y veían las representaciones de la compañía teatral de Frank H. Fortescue. Aunque nació en Burnley,1 McKellen pasó la mayor
parte de su infancia en la localidad de Wigan, acudiendo más tarde a la Bolton School. Sus cuatro primeros años de vida transcurrieron bajo la amenaza de los bombardeos nazis de la Segunda Guerra Mundial, que según sus propias declaraciones, tuvieron un fuerte impacto psicológico en él. Estudió en la Bolton School, en el área metropolitana de Mánchester, y más tarde terminó sus estudios de interpretación en la Universidad de Cambridge. La familia McKellen profesaba una fuertemente arraigada fe cristiana, aunque no excesivamente puritana. Su madre (Margery Lois) falleció teniendo él 12 años y su padre (Denis Murray) se volvió a casar. Éste falleció cuando Ian contaba con 24 años, tras lo cual siguió manteniendo una buena relación con su madrastra, a la que confesó su homosexualidad. Según las palabras de McKellen, la viuda de su padre se mostró más contenta que disgustada, ya que sabía que Ian había dejado de mentir sobre su orientación sexual. Comenzó una relación con su primer compañero sentimental, Brian Taylor, en 1964, con quien vivió en Londres hasta 1972, cuando la relación terminó. En 1978 conoció en el Festival de Edimburgo al hombre con el que tendría su segunda relación seria. Su nombre era Sean Mathias, también actor, y tuvieron una relación algo agitada. Sus discusiones parecían tener muchas veces su raíz en la, por alguna razón, menos aclamada carrera de Mathias, que achacaba su poco éxito a su relación con Ian McKellen; aun así, también reconocía que él había intentado ayudarle siempre. Esta relación duró 10 años. Hizo su debut
en la ciudad inglesa de Coventry en 1961. Su debut en West End, el equivalente londinense al Broadway neoyorquino, fue tres años más tarde. Cuando ya era conocido en el teatro inglés, hizo algunas apariciones en televisión y cine. Pero el papel que realmente le dio la fama fue su caracterización de Eduardo II de Inglaterra, en la obra Eduardo II, del autor del siglo XVI Christopher Marlowe. En 1972, co-fundó junto a su amigo Edward Petherbridge la Actors Company, lo que le convirtió, a los ojos de los actores de su país, en algo parecido a un portavoz oficial. Entre los años 1974 y 1978, creció considerablemente su reputación como actor, al ingresar en la Royal Shakespeare Company. Allí protagonizó obras como Romeo y Julieta, Macbeth y El alquimista, escrita por Ben Jonson. Más tarde, en 1979, protagonizó en Broadway, en la Ciudad de Nueva York, la obra Bent (cuya traducción podría ser gay), que hablaba de la persecución de los homosexuales en la Alemania Nazi. McKellen todavía no había hecho pública su orientación sexual, por lo que dudó en principio si aceptar o no el papel. Finalmente, Sean Mathias, su pareja por entonces, le instó a que lo hiciese. Años más tarde (1990), McKellen volvió a protagonizar esa obra, esta vez en Londres, y tuvo una pequeña actuación en su adaptación al cine en 1997; en ambas ocasiones actuó bajo la dirección del susodicho Sean Mathias, ya tras haber hecho pública su homosexualidad. Broadway le brindó una nueva oportunidad de éxito al conseguir el papel del músico del Clasicismo Antonio Salieri, en la obra Amadeus (que comenzó en 1980), la cual trataba sobre la vida de Wolfgang Amadeus Mozart. Gracias a este papel consiguió un Premio Tony, uno de los más prestigiosos del teatro estadounidense. Otros trabajos suyos en los Estados Unidos le dieron a conocer parcialmente en ese país, donde la mayoría de la gente aún no había oído hablar de él. Así, en 1982 participó en la televisión estadounidense, interpretando
a una persona con problemas mentales en Walter. Otras de sus apariciones teatrales de relevancia fueron en Black Comedy (1968), Ricardo III (1969), Hamlet (1970), Las tres hermanas (1978), Otelo (1989), Tío Vania (1992), El enemigo del pueblo (1998), Rey Lear (2008), Esperando a Godot (2009) etc. McKellen ha trabajado en el cine durante toda su carrera como actor desde 1966. Sin embargo, fue en los años 1990 cuando sus apariciones comenzaron a ser más reseñables y significativas, con participaciones en proyectos que consiguieron éxito mundial, incluyendo películas como Sacerdote del amor (Christopher Miles, 1981), Walter (Stephen Frears, 1982), The Keep (Michael Mann, 1983), Plenty (Fred Schepisi, 1985) y Cold Comfort Farm (John Schlesinger, 1995). Su carrera siguió en cualquier caso supeditada a las más de 250 obras de teatro en las que ha actuado a lo largo de casi cincuenta años. Una de ellas, Ricardo III de William Shakespeare, se estrenó en el National Theatre de Londres, fue de gira por Europa y Estados Unidos y la adaptó al cine el propio McKellen,10 que ganó por este papel el premio Félix al mejor actor europeo del año en 1996 y una nominación al Globo de Oro. La película fue dirigida por Richard Loncraine. En 1993, McKellen interpretó un papel secundario en Seis grados de separación, donde trabajó junto a Donald Sutherland, Will Smith y Stockard Channing; pero su salto al panorama internacional fue cuando interpretó al director de Frankenstein, James
Whale, en la película Dioses y monstruos, por la que fue nominado al Óscar al mejor actor. En 2000 aceptó trabajar en la trilogía de El Señor de los Anillos, interpretando al mago Gandalf, papel por el que también recibió una nominación al Óscar al mejor actor de reparto. En 2011 volvió a rodar como el mago Gandalf en las películas de Peter Jackson basadas en El hobbit. Durante unos años trabajó en el cine en películas como las de X-Men, de Bryan Singer (con quien ya había participado unos años antes en Apt Pupil) y Brett Ratner, basado en las famosas historietas del mismo título, interpretando al famoso villano Magneto; también en El código Da Vinci (2006) de Ron Howard, basada en el libro de Dan Brown, interpretando a Leigh Teabing, un hábil y obsesionado historiador. Tras la muerte del actor irlandés Richard Harris, se le ofreció el papel de Albus Dumbledore en la serie de películas de Harry Potter, pero lo rechazó ya que no quería mezclar su papel de Gandalf con el de Dumbledore, por lo que el papel pasó al actor Michael Gambon. En 2006, el Festival Internacional de Cine de Berlín le entregó un Oso de oro honorífico por toda su carrera. En 2009 se le concedió el Premio Donostia, premio a toda la carrera concedido en el ámbito del Festival Internacional de Cine de San Sebastián.