jueves, 29 de enero de 2015

ULYSSES BLOODSTONE

El hombre que un día sería conocido como Ulysses Bloodstone nació hace unos diez mil años, en los albores de la Edad Hiboria, en una tribu nómada que ocupaba la zona que luego recibiría el nombre de Escandinavia. Convertido en uno de sus principales cazadores, Bloodstone se encontraba cazando un día, cuando se encontró con el ser extradimensional Ullusy'l Kwan Tae Syn, el guardián de la Gema de la Sangre. La Gema de la Sangre era un cristal ultraterreno que se había materializado en la Tierra, y que albergaba a la Hélice del Fuego Infernal, una forma de vida inorgánica perteneciente a otro universo y que poseía un gran poder místico. Para poder existir en la dimensión de la Tierra, la Hélice tuvo que encerrarse en el interior de la Gema. La Hélice deseaba conquistar la Tierra, a tal efecto precisaba una forma nativa como agente. Así, su siervo Ulluxy'l atrajo a Bloodstone a su cubil y le ofreció una porción del poder de la gema. Irradiado por la Gema de la Sangre, el cazador adquirió una fuerza sobrehumana después volvió con los suyos y tras demostrarles su poder, les contó como podían adquirirlo ellos también. Toda la tribu le acompañó hasta el cubil de Ulluxy'l y una vez allí se dispusieron en formación en torno a la Gema. Entonces la Gema de Sangre los bombardeó con su energía, matando sus cuerpos y absorbiendo sus mentes. Al advertir lo que ocurría, Bloodstone se abalanzó sobre la gema y esta estalló en mil pedazos, uno de estos fragmentos se incrustó en el esternón de Bloodstone, mientras que los restantes fragmentos se desperdigaron por todo el planeta. Recientemente se han conocido nuevos datos de la Gema de Sangre gracias a la información dada a los Thunderbolts por la Inteligencia Suprema, que afirma que las intenciones de la Gema de Sangre y de la Hélice Infernal eran benévolas, por lo que el origen de la gema queda en entredicho. Lo que si está probado por palabras del propio Bloodstone es el resto, una vez el fragmento de la Gema se alojó en su cuerpo, Bloodstone se convirtió en inmortal, y se dedicó a perseguir a Ulluxy'l para vengarse de él por haber matado al resto de su tribu. Ulluxy'l por su parte se dedicó a buscar y reunir los restantes fragmentos de la gema, con la esperanza de reunirlos todos y poder reconstruirla algún día. Ambos antagonistas persiguieron sus fines durante milenios. Para evitar que Bloodstone lo atrapara, Ulluxy'l envió hordas de demonios para matarlo, y aunque Bloodstone consiguió acabar con todos los demonios, sus encuentros con Ulluxy'l a lo largo de los siglos fueron escasos. Cuando perdía el rastro de su enemigo y no estaba dedicado al aprendizaje de nuevos conocimientos, Bloodstone se sumía en un estado de animación suspendida autoinducida, que en ocasiones podía durar incluso un siglo entero. A principios del siglo XX, Ulluxy'l había logrado reunir todos los fragmentos de la Gema menos cuatro y Bloodstone había amasado una gran fortuna gracias a su labor como mercenario y a inteligentes inversiones. A finales de siglo, Bloodstone se había convertido en un experto en armamento moderno y en tecnología aplicada, y había establecido cuarteles en seis lugares diferentes por todo el planeta, equipados todos por personal escogido. Su principal base de operaciones era la Isla Bloodstone una pequeña isla del Pacífico. Entre
 tanto Ulluxy'l había sido contactado por un grupo que se autodenominaba la Conspiración, grupo que, sin que el extraterrestre lo supiera, había sido organizado por la propia Hélice del Fuego Infernal, bajo las órdenes de la cual se encontraba. Aunque Ulluxy'l desconfiaba de los miembros de la Conspiración, no tuvo más remedio que colaborar con ellos. A falta de solo dos fragmentos para reconstruir la Gema, el fragmento que Bloodstone tenía en su cuerpo incluido, Ulluxy'l reavivó sus ataques contra Bloodstone, ayudado por los medios de la Conspiración, sin embargo, en un ataque a la Isla Bloodstone, Ulluxy'l murió asesinado por un científico humano llamado Centurius, quien perseguía el puesto de Ulluxy'l en la Conspiración. Tras acabar con algunos agentes de la Conspiración, Bloodstone fue hecho prisionero por el hechicero humano Kaballa, uno de los miembros de la Conspiración, en su guarida bajo Central Park. Bloodstone supo entonces que la Hélice lo había escogido intencionadamente diez milenios atrás para tener así un receptáculo móvil a través del cual poder observar la evolución de la especie humana. A tal efecto, Ulluxy'l se había convertido en su eterna némesis dando a Bloodstone un motivo para vagar por todo el planeta y entrar en contacto con todas las ramas de la humanidad. La Hélice ya no necesitaba a Bloodstone para tal propósito, y organizó la Conspiración con promesas de inmortalidad y poder, para preparar el camino a la siguiente fase de su plan. Bloodstone fue sometido a una operación quirúrgica por el doctor Juden Barham, uno de los miembros de la Conspiración, para extraerle la gema del pecho, tras serle extirpado el fragmento de la gema, Bloodstone murió. Los miembros de la Conspiración reunieron entonces todos los fragmentos de la gema en una ceremonia mágica. Pero la Hélice los había engañado con sus promesas de poder y se limitó a unir los fragmentos con sus energías especiales, destruyendo los cuerpos de los miembros de la Conspiración en el proceso. Bloodstone, que poseía aún cierta energía residual de sus años de simbiosis con la gema, se levantó como un zombie, y buscó instintivamente la restaurada gema. Entró místicamente en la consciencia de la Hélice y la destruyó con su sola fuerza psíquica. La Hélice se disipó, el cuerpo cristalino que se estaba construyendo se resquebrajó, y las esencias de los miembros de la Conspiración murieron. Habiéndose cobrado venganza por fin, el cuerpo de Bloodstone se disipó, quedando únicamente los huesos, que años más tarde fueron llevados al Museo Americano de Ciencias Naturales, de donde fue robado por Zemo y sus secuaces que buscaban reunir la Gema Sangrienta para resucitar al fallecido Baron Zemo. El robo dio lugar a un enfrentamiento entre Zemo y sus aliados, y el Capitán América e Iguana, que impidieron la resurrección. Bloodstone tenia una gema roja brillante incrustada en el pecho y una fuerza sobrehumana que le permitía levantar unas cinco toneladas de peso. Además de su fuerza sobrehumana, la gema de sangre también le confería enormes poderes regenerativos, permitiéndole recuperarse de cualquier lesión en un tiempo que variaba dependiendo de la gravedad de la misma. Regenerar una pierna que había perdido le llevó cerca de una década, de la cual pasó la mayor parte en un estado de animación suspendida. Todos sus sentidos estaban muy aguzados, y dominaba virtualmente todas las formas de combate desarrolladas por el hombre. Poseía además un tercer ojo invisible en su frente, que le confería una percepción extrasensorial, merced a la cual podía ver en el aura humana (y con ello ver a la gente en la oscuridad y viajar a los planos astrales de la existencia). Bloodstone dominaba casi todas las armas creadas por el hombre. En la actualidad solía recurrir principalmente al machete, las 45 automáticas y una escopeta especial de cañones recortados, cuyos cartuchos podía hacer detonar mentalmente. Ulysses Bloodstone es creado por John Warner  Mike Vosburg en Strange Tales Vol 1 # 17 (Diciembre 1970).