domingo, 20 de abril de 2014

HUMAN TORCH II

Johnny Storm, hermano pequeño de Susan Richards, es hijo del Dr. Franklin Storm y su esposa Mary. A pesar que su madre murió cuando era niño en un accidente de tráfico, pronto adquirió una fuerte afición hacia los coches y las carreras. Pasaba sus ratos libres entre mecánicos y pronto aprendió a reparar y armar coches. Al cumplir los 16 años, su padre le regalaría un deportivo. No mucho después, cuando su padre fue encarcelado por homicidio, su hermana le contó que había muerto. Algún tiempo después, tras viajar a California para hacer una visita a su hermana Susan que se había mudado allí con la intención de emprender una carrera como actriz, descubriría que pretendía tomar parte en el vuelo experimental de Reed Richards y la convenció para que lo incluyera a él también en el lote. Richards, un ingeniero aeronáutico, estaba trabajando en una nave espacial de diseño propio que haría posible viajar a otros sistemas solares por medio del hiperespacio. Cuando el Gobierno de los estados Unidos amenazó con suspender su financiación parcial del proyecto, Richards se vería obligado a realizar el citado vuelo de prueba. A él se uniría, a parte de los Hermanos Storm, su amigo y experto piloto, Benjamin Grimm. Penetrando a escondidas en el cohete, los cuatro se lanzarían al espacio. Tras el despegue, la nave se encontró con una intensa radiación que los escudos de la nave no pudieron bloquear. Como resultado, las cuatro personas
 que se encontraban en su interior resultaron expuestas a un intenso bombardeo de rayos cósmicos. Tras suspender el vuelo de prueba, regresaron a la Tierra. Al aterrizar, Johnny descubriría que los rayos cósmicos habían alterado su estructura genética confiriéndole el poder de inflamarse sin sufrir daño alguno y volar. Adoptando para sí el nombre de Antorcha Humana, al igual que el justiciero androide de los años cuarenta, se uniría al resto de la tripulación para formar el grupo de superhéroes conocido como los 4 Fantásticos. Al ser el miembro más joven, Johnny andaba algo escaso de confianza y de madurez, y a veces se sentía amenazado por los demás o tenía la impresión de que no le trataban como merecía. Una de sus rabietas, tendría lugar después de que jugara un papel crucial en la derrota del Hombre Milagro, y le llevó a abandonar brevemente el grupo. Mientras vagaba por un barrio pobre de Nueva York, encontró por casualidad a un amnésico Namor y lo revivió. Namor comenzaría siendo un enemigo del grupo, pero terminó siendo uno de sus mayores aliados. Tras su exposición a los rayos cósmicos, Johnny adquirió la habilidad mental de controlar la energía calórica ambiental y la habilidad física de envolver su cuerpo entero o porciones de él en plasma (el plasma es un estado de la materia en temperaturas extremas que solo se da en la atmósfera de las estrellas). Cuando esta encendido, la Antorcha Humana se envuelve en una llama de baja intensidad de plasma de bajo nivel (rojiza , a unos 415 grados centígrados) de una longitud de entre dos a diez centímetros, pero puede generar niveles de calor mucho mayores. La Antorcha Humana se refiere a su mayor y más caliente nivel de plasma
 como su "Llama Nova". La temperatura exacta que puede alcanzar su "Llama Nova" se desconoce. A un ritmo medio de consumo de energía, la Antorcha puede permanecer encendida durante unas diecisiete horas. Puede liberar toda la energía almacenada de su cuerpo en una intensa "Explosión Nova", que puede alcanzar los 550.000 grados centígrados, similar a una explosión nuclear, con una área de devastación de 270 metros de diámetro. Esa violenta descarga consume de golpe toda su energía (excepto la necesaria para mantener su vida), agotando completamente su llama. Para recuperarse después suele necesitar unas doce horas. También puede generar objetos compuestos de fuego, que solo retienen su forma mientras se concentra en ellos y se consumen en unos tres minutos. La temperatura de esas proyecciones alcanza los 1.500 grados centígrados (cerca del punto de fusión del hierro). El plasma de la Antorcha Humana tiene un alto contenido en hidrógeno y esta rodeado por una nube de átomos de hidrógeno monoatómico. Formando un chorro de propulsión en sus pies puede alcanzar velocidades de hasta 225 Km./h. También puede controlar mentalmente la temperatura circundante, aún sin estar encendido, en un radio de unos veinticuatro metros. A la Antorcha Humana no le afectan ni el calor ni las llamas,
incluyendo las suyas, aun cuando sólo esté encendido parcialmente. Posee amplios conocimientos en la conducción de bólidos de carreras, siendo además un experto mecánico y diseñador de vehículos (de hecho es el responsable de importantes remodelaciones en el Fantasticar de los 4 Fantásticos, basándose en los diseños de Reed Richards para la versión original). Ha sido entrenado en combate cuerpo a cuerpo por la Cosa. Por último, es muy hábil en el uso de sus poderes en combate. La llama de la Antorcha se mantiene por la presencia del oxígeno, como cualquier fuego, y se apaga a bajas presiones o en el vacío. También puede apagarse con materiales de extinción, como agua, arena, espuma y telas resistentes al calor. Si es alcanzado por agua en cantidades no superiores a los veinte litros, puede evaporarla con relativamente poco esfuerzo. Una cantidad mayor de agua apagaría su llama, y debería esperar a evaporar la humedad residual para volver a encenderse. La primera aparición de Human Torch II es en The Fantastic Four # 1 (Noviembre 1961) y es creado por Stan Lee y Jack Kirby.