miércoles, 30 de octubre de 2013

JUSTIN HAMMER

Justin Hammer era un empresario industrial sin escrúpulos, el cual preside varias firmas industriales a nivel internacional. Fue competidor durante largo tiempo de Stark Internacional, convirtiéndose en uno de los principales fabricantes y proveedores de armas después de que Stark se retirara de la fabricación de armamento. Además, Hammer tenía tratos con miles de criminales disfrazados a los cuales Hammer les proporcionaba empleo, apoyo y suministros tecnológicos y armamentísticos a cambio del cincuenta por ciento de sus beneficios. Además de fabricar armas, Hammer mantenía otras intereses en otras áreas y fue por ello, que mientras visitaba una planta electrónica en un país situado en la frontera comunista de Carnelia, junto a Tony Stark, ambos industriales comenzaron su rivalidad. Sabiendo que Iron Man era una parte esencial para la imagen de Stark Internacional, Hammer le ordenó a sus ingenieros que crearan un mecanismo para poder controlar la armadura del héroe. Los ingenieros construyeron un ingenio hipersónico capaz de romper la capa protectora de la armadura del héroe. Y después de un periodo muchas semanas, mejoraron el artefacto, hasta poder controlar los circuitos de la armadura de Iron Man y activar los sistemas de las armas de la armadura en contra de la voluntad de su portador. Tony Stark atribuyó estos fallos en su armadura a fallos mecánicos accidentales, sin pensar que su armadura estaba siendo controlada desde un exterior. Finalmente, Hammer activó la unidad repulsora de la armadura de Iron Man, haciendo que Iron Man matase al embajador en las Naciones Unidas de Carnelia. Tony Stark siguió a Hammer hasta el Mar Mediterráneo, donde lo capturaron mercenarios contratados por Hammer porque no llevaba su armadura por no poder fiarse de ella. Allí, Stark descubrió algunos negocios sucios de Hammer, entre ellos, que contrataba criminales disfrazados. Tony Stark logró destrozar el ingenio que controlaba su armadura y logró ponérsela antes de tener que enfrentar al ejército secreto de Hammer, un pequeño grupo de criminales superhumanos. Tras derrotarlos, Iron Man causó graves daños en la villa flotante de Hammer y además capturó al ingeniero que había creado la máquina que podía controlar su armadura. Sin embargo, Hammer logró escapar. Aunque Iron Man logró limpiar su nombre al demostrar que su armadura estaba siendo controlada, no pudo demostrar que Hammer estaba implicado, ni acusarle de ningún crimen al no poseer las pruebas. Iron Man se volvió a enfrentar a Hammer y sus secuaces, después de que este comenzara a secuestrar yates de lujo para utilizarlos para transportar opio a los Estados Unidos.
Para eso usó a un agente portando una armadura, el criminal conocido como Fuerza. Fuerza capturó el yate de Tony Stark y secuestró a la novia de Stark, Bethany Cabe, que se encontraba en el y la llevó a su base submarina. Iron Man persiguió a Fuerza hasta las profundidades del mar y allí peleó contra él, liberando a Cabe y dañando seriamente la base marina, pero Hammer logró escapar otra vez. Después de este enfrentamiento, hubieron otros, siempre guiados por las ganas de Hammer de destruir a Tony Stark, a Iron Man y a Industrias Stark. Poco después, Hammer vio como uno de sus principales agentes, Fuerza, se iba de su ejército al no soportar más la vida criminal que llevaba, no queriendo que el ejemplo cundiera entre el resto de su empleados. Hammer intentó acabar con Fuerza electrocutándolo dentro su armadura, y después enviando a tres de sus sicarios, el Escarabajo, Látigo Negro y Ventisca a matarlo, pero fueron los tres detenidos por Iron Man, quién creía en la redención de Fuerza. En un momento dado, Justin Hammer le compró los diseños de la armadura de Iron Man al Espía Maestro, que había robado durante su espionaje industrial en Stark Internacional. Además de utilizar esta información para mejorar la armadura de Fuerza, Hammer se la vendió a otros criminales que portaban armadura, como el Zancudo, el Escarabajo o el Controlador. Además de enfrentarse a Iron Man, Hammer se ha enfrentado indirectamente a otros héroes, como por ejemplo Spider-Man como cuando Rhino y Bumerang fueron enviados por Hammer para capturar a Cardíaco, quien luchaba contra el tráfico de medicamentos ilegal, llevado a cabo por Hammer y fueron de nuevo detenidos por Spider-Man. Hammer también estaba detrás del Sindicato Siniestro, formado por enemigos de Spider-Man. Hammer se alió con los líderes de otras corporaciones, como Brand Corporation, Roxxon Oil, Fundación Vida o Stane International, para secuestrar superhumanos para estudiar sus habilidades, como parte de un plan del superhumano Esfinge para recuperar su antiguo poder. Esto lo llevó a enfrentarse a Spider-Man, y a los Nuevos Guerreros, que derrotaron a Esfinge y acabaron con la operación.
De nuevo aliado con Roxxon, y esta vez con operativos de HYDRA y Moroboshi Internacional, envió a los Amos del Silencio, un trío de samurais tecnológicos contra las Empresas Stark, al hacerles creer que Stark era responsable de un terrible accidente nuclear en Japón. Iron Man, en una nueva armadura, derrotó a los tres samuráis y les demostró que Hammer era el responsable del accidente. Los cuatro asaltaron la Fortaleza del Pacífico de Hammer y los Amos del Silencio le amenazaron de muerte. Hammer se vio obligado a vender sus acciones en la Stane, la antigua empresa de Stark, a Stark. Además, los Amos le juraron que si volvía a atacar a Stark o a Iron Man, volverían y le matarían. Hammer dejó su vendetta contra ellos por un tiempo. Mientras tanto, Hammer fue el patrocinador principal del Gran Juego, una competencia a muerte entre superhumanos patrocinados por varios millonarios que apostaban grandes cantidades de dinero en los resultados de los combates. El Juego terminó debido a la interferencia de varios superhéroes, incluido Spider-Man. Un tiempo después, a Hammer le diagnosticaron una enfermedad incurable. Sabiendo que era probable que no le quedara mucho tiempo de vida, puso en marcha un plan para acabar finalmente con Anthony Stark. Hammer usó al segundo Espía Maestro, uno de sus empleados, para espiar a Stark, descubriendo finalmente que es Iron Man. Como segunda parte de su plan, el Espía Maestro y su escuadrón emboscaron a Stark y le dieron una paliza antes de que se pudiera poner la armadura. Mientras tanto, la Comisión de Actividades Superhumanas del gobierno americano puso en marcha un plan para pillar por fin a Hammer. Convencieron a su antiguo empleado, el Escarabajo para que volviera a trabajar para él como agente doble para la Comisión. El Escarabajo logró engañar a Hammer al ofrecerle como muestra de su buena voluntad el experimento Omega-32 de Roxxon, que Hammer sabía que podía servirle para combatir su enfermedad. Pero la misión del Escarabajo fue abortada cuando sus antiguos compañeros, los Thunderbolts, irrumpieron en el punto de reunión, haciendo que Hammer huyera con las manos vacías. Escarabajo, al volver a los Thunderbolts, envió su armadura por control remoto a un confiado Hammer y lo capturó, entregándoselo a la Comisión. Los abogados de Hammer pronto le pusieron en libertad, y Hammer se trasladó a una base orbital que retrasaría su enfermedad. Desde allí vio como su plan contra Stark comenzaba a tener éxito. Espía Maestro le había inyectado células artificiales a Stark cuando le atacó, que poco a poco le volvían más despiadado e inmoral. Así, aunque muriera, Hammer se aseguraría de destruir a Stark, al volverlo como el. Pero el mejor amigo de Stark, James Rhodes, descubrió lo que estaba pasando y lo curó. Stark descubrió que Hammer estaba detrás de todo, e invadió su base orbital usando una nueva armadura. Durante el ataque, la base colapsó, y Iron Man no pudo impedir que Hammer cayese al vacío del espacio, que congeló inmediatamente alrededor de Hammer el agua de una piscina de la base, manteniéndole hibernando un momento antes de su muerte, flotando a la deriva en la órbita terrestre. Hammer ha sido dado como legalmente muerto desde entonces y su fortuna ha pasado a su hija Justine, que bajo la identidad de Capucha Escarlata, se hizo un nombre en la escena criminal. Justine también siguió el plan de su padre de controlar cualquiera que había inoculado un arma biológica, principalmente a sus empleados y alguno de sus competidores, hasta que fue detenida por los Thunderbolts. Justin Hammer es un genio de las finanzas y un gran competidor empresario. No posee superpoderes para destruir a su mejor competidor, Tony Stark, pero sí ha contratado un sinnúmero de villanos con superpoderes o armaduras, las cuales mejora con sus ingenieros. La primera aparición de Justin Hammer es en Iron Man # 120 y es creado por David Michelinie y John Romita Jr. y Bob Layton.