viernes, 13 de septiembre de 2013

BARON WOLFGANG VON STRUCKER

Nacido a finales del siglo 19 en una familia de nobles prusiana, quienes se habían mudado al Castillo Strucker en Baviera después de la Guerra franco-prusiana, Wolfgang Von Strucker fue desfigurado con cicatrices faciales. Strucker luchó por Alemania durante la Primera Guerra Mundial. Cuando Adolf Hitler subió al poder en Alemania en 1933, Strucker se unió al Partido Nazi, volviéndose infame en los años siguientes. En 1936, él y Geist, uno de los mejores hombres de Hitler, se aliaron con el mentalista egipcio Amahl Farouk (en secreto el Rey Sombra) en un intento de disputar el linaje de la familia real de Inglaterra e instalar un nuevo rey que simpatizara con los nazis. Su plan fue frustrado por el aventurero canadiense Logan y los viajeros en el tiempo del grupo Excalibur, Kitty Pryde y Fénix. En 1937, el agente Strucker de la Inteligencia Alemana fue enviado a Estados Unidos para asesinar al Senador Fulton, pero fue frustrado por el bandido a sueldo, Dominic Fortune. Cuando la Segunda Guerra Mundial empezó, Strucker fue nombrado teniente coronel del Escuadrón de los Comandos Calavera por Hitler y en 1941, fue enviado a Madripur para ayudar al culto ninja de la Mano a transformar a la joven Natasha Romanova en su asesina maestra, sólo para ser derrotado por Logan (aún sin adquirir el esqueleto de adamantio que lo transformaría en Wolwerine), Capitán América, e Ivan Petrovitch. Más tarde, en 1941, Strucker invadió Latveria, buscando utilizar el Sturm-Fanger ("Caza-Tormentas") para controlar las energías cósmicas; el dispositivo fue destruido por los viajeros del tiempo, el grupo X-Force. Después de que Estados Unidos entró en la guerra, el Escuadrón del Primer Ataque de la Compañía Able (los Comandos Aulladores) se convirtieron en una espina constante para los nazis y Hitler busco a Strucker, ordenándole humillar públicamente al líder del grupo, Nick Furia. Strucker desafió a Furia a un duelo en la isla de Norsehaven y el sargento violó las órdenes directas para encontrarse con Strucker y satisfacer su orgullo. Antes de su duelo con espadas de madera, Strucker le ofreció a Furia un brindis y en secreto colocó una droga en la bebida de Furia. Mientras peleaban, Strucker se sorprendió al descubrir que a pesar de su manejo de la espada superior y los efectos de la droga, Furia era un enemigo tenaz, pero Furia al final sucumbió a los efectos de la droga. Strucker hizo que el evento fuera grabado y enviado de vuelta a Alemania como material de propaganda para destruir la reputación de Furia. Hitler exigió que Strucker que capturara a los Aulladores para que pudieran ser ejecutados en Berlín. Strucker reunió al Escuadrón Blitzkrieg, quienes podían igualar con cada uno de los Aulladores en habilidad, pero los Aulladores los derrotaron a todos. Strucker también llevó al Escuadrón Blitzkrieg a Inglaterra para asesinar al Primer Ministro Winston Churchill y al Mariscal de Campo Bernard Law Montgomery, pero fueron detenidos por los Invasores. Strucker abandonó finalmente al Escuadrón Blitzkrieg, que fue dirigido más tarde por el Coronel Klaue. Cansado de los fracasos de Strucker, Hitler le asignó acabar con la resistencia en la ciudad francesa de Cherbeaux o destruir la ciudad. Strucker rodeó a la resistencia para enviarlos a los campos para evitar tener que destruir la ciudad, pero los Comandos Aulladores descarrilaron el tren, liberando a los cautivos. Hitler exigió que Strucker destruyera la ciudad y Strucker colocó los explosivos, pero luego se encontró cara a cara con Furia, quien había preparado un explosivo tan potente como para matar a Strucker. Atrapado en un punto muerto, Strucker aceptó dejar a la gente de Cherbeaux a evacuar para que el y Furia puedan luchar de nuevo. Cuando la evacuación se terminó, Strucker y Furia lucharon mientras Cherbeaux fue destruida a su alrededor y Furia perdió a Strucker en la agitación. Por permitir la evacuación de Cherbeaux, Hitler condenó a muerte a Strucker a manos de Gestapo. Strucker escapó de Alemania porque Cráneo Rojo, la mano derecha de Hitler, que previó la caída de Hitler, y quería una base de poder alternativa. El Cráneo Rojo envió a Strucker a Japón para formar una organización, pero Strucker pretendía dirigirla él mismo. En Japón, Strucker unió fuerzas con la Mano y un movimiento subversivo subterráneo que más tarde se convirtió en HYDRA. Strucker fue fundamental en los primeros asaltos de HYDRA sobre fábricas de guerra para abastecer a sus tropas y finalmente, se enfrentó al Hydra Supremo, alegando que como era el verdadero cerebro de la ganización, debía ser el líder de HYDRA. El Hydra Supremo se negó y le disparó, pero Strucker llevaba puesto un chaleco antibalas y mató al Hydra Supremo, reclamando su título. Strucker también mató al jonin (líder) de la Mano en combate individual, rompiendo los lazos con la Mano para evitar que los agentes de HYDRA sean seducidos por las promesas del poder oscuro de la demoníaca Bestia de la Mano. Strucker trasladó las operaciones de HYDRA a una isla privada en el Pacífico, llamada Isla Hydra. Después de que utilizó un submarino "fantasma" indetectable para asaltar los barcos aliados y japoneses, la Isla Hydra fue investigada por el Capitán Savage y sus Leatherneck Raiders y el Escuadrón Samurai. Savage y los demás lograron superar las fuerzas de HYDRA, y Strucker se vio obligado a detonar la isla. Con los planes de HYDRA temporalmente arruinados, Strucker se vio obligado a regresar a Alemania. Para recuperar el favor de Hitler, Strucker sometió a Furia a una droga alucinógena en África, ofreciendo la fórmula a Hitler si probaba tener éxito en el campo. Furia fue superado por las alucinaciones, pero los Aulladores lo rescataron. Cada vez más incómodo con el progreso de la guerra, Strucker siguió dirigiendo HYDRA desde las sombras mientras pretendía ser un nazi leal, en secreto canalizando los recursos de Hitler en su propia operación. También obtuvo el Dragón de la Muerte, un submarino japonés poderoso y lo convirtió en la nueva sede móvil de HYDRA. En 1944, Strucker se encontró con los Gnobianos, una raza benevolente de extraterrestres empáticos que se habían estrellado cerca de Gruenstadt. Dándose cuenta de lo que su tecnología podía hacer por HYDRA, Strucker se hizo amigo de las criaturas ingenuas y mató a la población de Gruenstadt para cubrir sus huellas. Los Aulladores llegaron, demasiado tarde como para evitar la tragedia, pero hirieron a Strucker fatalmente. Los Gnobianos curaron a Strucker con sus poderes, pero se volvio loco al absorber parte de su psique llena de odio en el proceso. Strucker huyó de su nave estrellada, llevándose discos de su información a sus científicos. Con la caída de Alemania en 1945, Strucker ubicó a los dos superhumanos nazis más grandes, el Hombre Supremo y la Mujer Guerrera, en animación suspendida en lados opuestos de Berlín esperando renacerlos después. Strucker también le dio al Cráneo Rojo el gas utilizado para preservarlos y también preservó a Cráneo rojo cuando este fue enterrado vivo en su búnker durante una batalla con el Capitán América. Evitando el enjuiciamiento por sus crímenes de guerra, el Barón Strucker hizo que sus científicos le proporcionen el suero retrasador de la edad para que personalmente pudiera supervisar el progreso de HYDRA en las próximas décadas. El Barón Strucker y la Baronesa Adelicia Von Krupp, una vez capturaron al Agente Diez de la CIA, quien resultó ser el viejo enemigo de Strucker, Logan, pero Logan fue rescatado por los agentes de la CIA, Richard y Mary Parker. Necesitando más finanzas para HYDRA, Strucker secuestró a Gabrielle Haller, quien tenía un mapa que llevaba a una fortuna perdida en oro nazi, oculto dentro de su mente, pero Haller fue defendida por sus amigos, los mutantes Charles Xavier y Erik Magnus y Magnus se llevó el oro para sus propios fines. Strucker se casó más de una vez en los años siguientes, teniendo un hijo, Werner, quien resistió la influencia de su padre y los gemelos Andrea y Andrea, quienes fueron alterados genéticamente por los científicos de HYDRA y por eso, desarrollaron superpoderes. Strucker reconstruyó la Isla de HYDRA, pero ocultó su rol en la organización, el asignó a Arnold Brown como Hydra Imperial, supuestamente el verdadero maestro de HYDRA. La soberanía de Brown sobre HYDRA terminó cuando fue vencido por S.H.I.E.L.D., una organización de espionaje dirigida por Nick Furia y diseñada para frustrar a HYDRA y el desenmascarado Brown fue asesinado erróneamente por sus propios hombres mientras HYDRA se derrumbó sobre el. Finalmente, Strucker les abandonó cuando la rama de investigación científica de HYDRA y otra rama se dividieron para convertirse en A.I.M. y el Imperio Secreto, respectivamente. Strucker continúa ocultando su identidad, actuando como Don Antonio Caballero, Emir Ali Bey, y el agente de S.H.I.E.L.D. John Bronson. Finalmente, se revela como el verdadero líder de HYDRA, cuando se preparaba a desencadenar la bomba de la Espora Mortal de la Isla de Hydra. Nick Furia invade la isla y utiliza máscaras para engañar a los hombres de Strucker para que maten a su líder. Asustado, Strucker se mete corriendo en una cámara donde los procesos nucleares se llevaban a cabo y es incinerado inmediatamente. El Barón Strucker es un hombre muy inteligente en el pico de la condición física humana. Es un combatiente cuerpo a cuerpo, espadachín y tirador excepcional. También es un consumado estratega militar y espía, y un maestro del disfraz y excelente actor. El lleva una espada y armas de fuego tradicionales, pero también lleva la Garra Satán en su mano derecha: este guante de metal amplifica su fuerza y emite potentes descargas eléctricas. Strucker también utiliza sueros desarrollados por HYDRA, permitiéndole mantener su vigor físico a su altura y retardar su envejecimiento, para que físicamente siga siendo el mismo, a pesar de su edad cronológicamente avanzada. La exposición a su Espora Mortal ha unido el ADN de Strucker con la Espora Mortal, permitiéndole ser revivido después de ser asesinado, aparentemente por heridas de bala y envenenamiento por radiación. Strucker ahora puede liberar el virus de la Espora Mortal desde su cuerpo a voluntad, matando a sus víctimas casi al instante. Si Strucker es asesinado, el virus supuestamente será liberado de su cuerpo y se arriesga infectar a toda la Tierra. En los años siguientes, la robotista Machinesmith construyó un robot duplicado de Strucker, usándolo para probar las habilidades y la moral del Capitán América. El robot engañó incluso a S.H.I.E.L.D., haciéndoles pensar que había capturado al verdadero Strucker. Strucker también vivió en la forma de varios androides diferentes LMDs (Life Model Decoy) basados en su mente; otro mas que fue activado en la Isla Hydra después de su muerte y fue creido ser el verdadero Strucker, finalmente conoció su final luchando contra el Capitán América, Furia y los Comandos Aulladores. HYDRA sufrió sin el liderazgo de Strucker y Cráneo Rojo defendió un esfuerzo por traer el Barón de regreso, proporcionando una distracción para ocupar a la recién reconstruida S.H.I.E.L.D. mientras que los científicos de HYDRA encontraban el cuerpo de Strucker y sacrificaron sus vidas para revivirlo con la Espora Mortal unida a su forma. (Este es un aparente ret-con de la muerte de Strucker, ya que en su muerte "original", el cuerpo de Strucker fue incinerado por completo.) Strucker estaba horrorizado por lo que su otrora temida organización se había convertido y comenzó a eliminar a los débiles de HYDRA, notando a una Cassandra Romulus en el camino y convirtiéndola en su amante y teniente. Para demostrar su valía ante el mundo, Strucker mandó un LMD a explotar la Central de S.H.I.E.L.D., matando a 1.500 agentes que se graduaban. Habiendo sobrevivido, Strucker obtuvo un reemplazo biónico de la "Garra de Satán" para su mano perdida. Baron Wolfgang Von Strucker aparece por primera vez en Sgt. Fury and his Howling Commandos #5 (Enero 1964) y es creado por Stan Lee y Jack Kirby.