lunes, 22 de julio de 2013

QUICKSILVER

Huérfanos al poco de nacer, Pietro y Wanda Maximoff fueron criados por gitanos. Al llegar a la adolescencia, los gemelos descubrieron que poseían inusuales habilidades sobrehumanas. Wanda era capaz de provocar extraños fenómenos y Pietro se movía más rápido que un parpadeo. Cuando su padre adoptivo robó comida para alimentar a su familia hambrienta, los aldeanos, furiosos, atacaron el campamento de gitanos. Usando su increíble velocidad, Pietro huyó con su hermana. Durante los siguientes años, vagaron por Europa Central, viviendo a la carrera. Mientras visitaban un pequeño pueblo, Wanda incendió accidentalmente una casa con sus incontrolables habilidades mágicas. A pesar de los intentos de Pietro para defender a su hermana de los supersticiosos pueblerinos, los hermanos pronto se vieron superados. Estaban a punto de ser asesinados cuando Magneto entró en escena y rescató a los jóvenes mutantes. Temiendo la ira del carismático subvesivo, la Bruja Escarlata y Mercurio sirvieron obligados a su nuevo maestro. Como miembros de la Hermandad Malvada de Mutantes de Magneto, ayudaron y azuzaron su campaña terrorista contra la humanidad. Cuando la Hermandad se separó, Pietro y Wanda reconocieron el error de sus métodos y buscaron la redención a través de sus acciones. Al no ser ya peones de un loco a la búsqueda de poder, solicitaron, con éxito, ser miembros de Los Vengadores. Sólo después descubrieron la verdad sobre su linaje. Esperando atraer a Pietro y a Wanda para unirse de nuevo a su cruzada contra la humanidad, Magneto les reveló que él era su auténtico padre, pero ellos renunciaron a él y su causa. Dotado con la habilidad de pensar y moverse a niveles superhumanos, el irascible Pietro se siente incómodo estando quieto.
Proclive a las decisiones impulsivas y a las acciones arriesgadas, Mercurio se esfuerza para conseguir una especie de equilibrio en su vida. De momento, ese equilibrio lo ha eludido. Consumido por el descuido y la infidelidad, el matrimonio de Pietro con Crystal de los Inhumanos estaba condenado al fracaso, a pesar de los varios intentos de reconciliaciones con el nacimiento de su hija Luna. Pietro soporta la pesada losa del legado de su padre y sus propias limitaciones como persona, marido y padre. Sin embargo, Mercurio continua adelante, incansable, buscando una dirección, propósito y una vida fuera de la sombra de Magneto. Considerando muchas veces arrogante, desagradable y demasiado confiado, él no se preocupa de cómo lo ven los demás. Es hijo de su padre y Pietro ha heredado el aplomo de Magneto, su confianza y su fuerza. Aunque a veces se asusta por lo que ve en el espejo, es un reflejo del hombre que una vez fue su padre y que pudiera haber sido, de no haber caído en el odio y angustia que acabó corrompiendo su alma. La primera aparición de Quicksilver (Mercurio) es en X-Men (vol. 1) #4 (1964) y es creado por Stan Lee y Jack Kirby.